Sabotajes en Gibraltar durante la Segunda Guerra Mundial y dos muertes en La Línea

28
Túneles de la Segunda Guerra Mundial en Gibraltar.

Sección patrocinada por:

Gibraltar desempeñó un papel fundamental, aunque desconocido, durante la Segunda Guerra Mundial, siendo el Campo de Gibraltar testigo de ello. Así lo expone el artículo del Instituto de Estudios Campogibraltareños que compartimos este fin de semana: Sabotajes en Gibraltar durante la Segunda Guerra Mundial, publicado en la revista Almoraima número 45, editada por el IECG en su trabajo de difusión del patrimonio y la historia de esta comarca.

Miguel Ángel Gimeno Álvarez es el autor de este trabajo en el que se detallan algunos de los entresijos de la Segunda Guerra Mundial en esta zona, con la pérdida además de vidas humanas: “Gibraltar jugó un importante papel, en gran medida desconocido, durante la Segunda Guerra Mundial. La Línea de la Concepción fue testigo de la lucha secreta y clandestina entre la Defence Security Office, que trataba de mantener intacta la capacidad operativa de La Roca, y un confuso conglomerado de saboteadores, algunos más profesionales que otros, empeñados en acabar con la hegemonía británica en el Mediterráneo”.

“Como consecuencia de esta pequeña guerra no declarada, los británicos sufrieron daños de escasa importancia, pero se vieron obligados a dedicar importantes recursos humanos y militares a la tarea de proteger sus equipos e instalaciones en Gibraltar. Las tensiones diplomáticas entre españoles y británicos fueron frecuentes y la población civil, residente en el Campo de Gibraltar, acabó atrapada en un conflicto que acabó por cobrarse dos vidas españolas“, detalla Gimeno Álvarez en su artículo, en el que expone los detalles de esta guerra silenciosa, pero no incruenta, entre 1940 y 1943, “que obligó a los británicos a emplear medios considerables y abundante personal en labores de contraespionaje”.

Gimeno Álvarez concluye que “la campogibraltareña fue, casi con toda seguridad, la única población civil española que padeció en sus propias carnes los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Así lo demuestran los muertos y heridos causados por la bomba que la aviación italiana arrojó sobre la casa ubicada en la calle Duque de Tetuán número 1 de La Línea de la Concepción, el 12 de julio de 1941. Por otra parte, al tiempo que la guerra ofreció oportunidades a todos los españoles que diariamente cruzaban la frontera para trabajar en Gibraltar, también los convirtió en los peones de una lucha de espionaje y contraespionaje desarrollada por los agentes de uno y otro bando que los llevó a la primera línea de un conflicto en el que teóricamente su país no participaba. Algunos de ellos, como José Martín Muñoz y Luis López Cordón-Cuenca, pagaron con su vida el hecho de verse envueltos en un juego de poder para el que no estaban preparados”.

Lee el artículo completo en: Gimeno Álvarez, Miguel Ángel. “Sabotajes en Gibraltar durante la Segunda Guerra Mundial“. Revista de Estudios Campogibraltareños, 45, octubre 2016. Algeciras. Instituto de Estudios Campogibraltareños, pp. 9-20.