El ocio nocturno pide un rescate y advierte de pérdidas y despidos por las medidas antiCovid

19
Mesas vacías.

Sin tiempo para levantarse del confinamiento, la hostelería y en particular el ocio nocturno reciben un nuevo golpe en forma de medidas antiCovid impuestas por el Gobierno de España y que entran hoy en vigor para tratar de frenar los ascendentes datos negativos de contagios. Los propietarios de los establecimientos consideran que se han cargado las tintas contra ellos, piden un rescate económico y medidas, y consideran que la decisión va a conllevar graves pérdidas y despidos.

Este diario se ha puesto en contacto con algunos de los negocios más afectados por las nuevas medidas nacionales frente al COVID-19: las discotecas, que tendrán que cerrar sin saber cuándo van a poder regresar a la actividad. El BOJA es claro: “En el supuesto caso que se dediquen exclusivamente al consumo de bebidas no tendrán autorizada su apertura”. Algunas de ellas prefieren que sea la Federación Provincial de Empresarios de Hostelería de Cádiz-Horeca la que hable en su nombre. Su presidente, Antonio de María, anuncia que le ha planteado a la Junta de Andalucía un rescate, que ayude con dinero a los negocios que tienen que cerrar “por fuerza mayor”.

“Las discotecas tiene que cerrar sí o sí pero siguen teniendo gastos de alquileres, de servicios mínimos contratados como gas, agua, luz; muchos están pagando préstamos sin ingresos y tienen empleados”, declara el presidente de Horeca. Frente a esto, solicita ayudas con créditos blandos, la creación de una mesa de trabajo, que el sector esté presente en la elaboración de las decisiones que se tomen sobre las medidas antiCovid y que el Gobierno central inste a que presente el plan para adherirse a los fondos que va entregar Europa al sector turístico, entre otros. La Junta de Andalucía, en una reunión, se ha comprometido con Horeca a facilitar una guía con las condiciones y detalles para solicitar ayudas y préstamos, y trabaja en un seguro gratuito para que los clientes internacionales que se puedan contagiar de Covid “tenga todo cubierto”.

Antonio de María cree que el Gobierno ha cargado las tintas contra el sector. “Nos hemos encontrados unas medidas impuestas desde Madrid donde el modelo de ocio no tiene nada que ver con el de Andalucía o el Cádiz”, apunta. Tampoco cree que estas medidas vayan a mejorar los datos de contagios. “La gente no se va a ir o quedar en sus casas, van a comprar botellas e irse a parcelas o casas particulares y hacer lo que le dé la gana; estas medidas van a potenciar la movida nocturna y va a ser peor porque en los establecimientos sí hay control”, concluye.

Pérdidas y despidos

Diego Troya es propietario de la cafetería pub Carpe Diem, situada en Las Palomas, en Algeciras. Su establecimiento es de los que pueden abrir al tener licencia de cafetería pero a la 1.00 horas debe estar cerrado y a las 00.00 horas ya no puede sentar a clientes. “Las horas que solemos hacer más caja ahora en verano”, comenta. Lamenta que la primera decisión que ha tenido que tomar es despedir a la camarera que hacía los fines de semana y que hacía el turno de 22.00 a 3.00 de la madrugada.

“En verano puedo vender por la tarde unos cien euros en toda la tarde y en la noche, de 00.00 a 3.00, unos 700 u 800 euros; hacemos hasta el 80% de la caja en esa franja horaria así que imagínate hasta que punto a los bares que ponemos copa nos afectan”, ilustra el propietario de Carpe Diem, que es una de las cafeterías veteranas de Las Palomas, donde la mayoría de establecimientos están en su misma situación.

Nacho Jiménez es propietario del pub Tatanka y de la cafetería La Vida, ambos en La Línea de la Concepción. El primero de ellos va a cerrarlo “al no poder ofrecer comida”, mientras que el café de la plaza Cruz Herrera va a intentar “defenderlo con meriendas”, aunque asume. El empresario linense dice que tras el anuncio de las medidas por parte del Gobierno la gente se asustó y ya el fin de semana se notó un descenso de las ventas.

El dueño de estos dos negocios reconoce que, ante estas medidas para evitar contagios, va a tener que reducir plantilla y que un porcentaje importante de ventas va a perderse. “La gente por la tarde está en la playa y ahora en verano sale de noche, pero si a la 1.00 tienen que dejar el bar, muchos ni saldrán o apurarán en los bares de tapas”, expresa Jiménez, que estos meses ha sufrido los quehaceres que da la nueva normalidad. “Tenemos que hacer de policías, imagina en un pub controlar a la gente, yo tenía pánico a que llegara un viernes o un sábado”, comenta.

Reconoce que muchos establecimientos, ante estas medidas, barajan incluso introducir comidas en su oferta para, al menos, poder hasta la 1.00 y evitar un cierre total.

Fran Amores es dueño del Pub Kiss que, además de copas y cerveza ofrece una carta de comida. Un punto de encuentro clásico en Algeciras que vuelve a enfrentarse a la incertidumbre. “A nosotros todo esto nos afectó desde el principio, de ser un lugar en el que tenías que pedir a la barra a tener que ir a atender a cada mesa, lo que supuso ampliar las jornadas de los trabajadores y contratar a otras personas para hacer labor de policía, vigilando que la gente lleven mascarillas, que respeten las distancias y se echen el gel. Ahora añade controlar a los fumadores”, se queja.

Respecto a los horarios teme una bajada importante de clientes ya que, en verano, no suelen llegar hasta la noche y que ahora solo van a poder estar hasta la 1.00 horas. “Hoy es nuestro primer día con estos horarios, veremos cómo va todo con esta nueva normativa”.

¿Cuáles son las nuevas medidas para la hostelería frente al COVID-19?
  • Tendrán que cerrar los establecimientos especiales de hostelería con música definidos en el epígrafe III.2.7.c) en el supuesto que se dediquen exclusivamente al consumo de bebidas.
  • Se establece como horario de cierre de los establecimientos la 1:00 horas como máximo, sin que puedan admitirse nuevos clientes a partir de las 00:00 horas.
  • El consumo puede realizarse en el interior: en la barra o sentado en una mesa, o agrupaciones de mesas, debiendo asegurarse el mantenimiento de la debida distancia de seguridad entre mesas o
    grupos de mesas para que, entre clientes de diferentes grupos, haya
    como mínimo 1,5 metros o, en su caso, entre clientes situados en la
    barra. O en la terraza: sentado en una mesa, o agrupaciones de mesas, debiendo asegurarse el mantenimiento de la debida distancia de seguridad entre mesas o grupos de mesas para que, entre clientes de diferentes grupos, haya como mínimo 1,5 metros.
  • La ocupación máxima será de diez personas por mesa o agrupación
    de mesas
  • No se podrá fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima interpersonal de, al menos, 2 metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados, incluidos cigarrillos electrónicos o vapeo.
  • Los aforos máximos permitidos son, en el interior, no podrán superar el 75% de aforo máximo para consumo en el interior del local. En terraza podrán ocupar la totalidad de las mesas permitida en el año inmediatamente anterior en base a la correspondiente
    licencia municipal o de lo que sea autorizado para este año, en el
    caso que la licencia sea concedida por primera vez, siempre que se
    mantenga la debida distancia de seguridad interpersonal de 1,5
    metros entre las mesas o agrupaciones de mesas, siendo en todo caso
    la ocupación máxima de estas de 10 personas.
  • Los establecimientos especiales de hostelería con música, no
    podrán superar el 60% de su aforo, si bien, en el supuesto que se
    dediquen exclusivamente al consumo de bebidas, no tendrán
    autorizada su apertura.