Abrir la tierra para cerrar heridas

212
Enrique Rojas golpea la tierra con la azada en el lugar donde cree que se encuentran los restos de sus familiares fusilados. Foto: Francis Mena.


Enrique Rojas suelta su bandera republicana para agarrar con sus manos la azada con la que da dos golpes firmes a la tierra de uno de los patios del viejo cementerio de Jimena de la Frontera. Un gesto, repetido por otros cuatro vecinos del municipio, cargado de simbolismo y con el que se ha dado inicio hoy a la exhumación de algunas de las víctimas de la represión franquista, hombres y mujeres que fueron fusilados y arrojados a una fosa común. Jimena abre así la tierra para cerrar heridas.

Familiares de los asesinados, miembros del Foro de la Memoria del Campo de Gibraltar y representantes de distintos estamentos políticos han estado presentes en el acto oficial que han calificado como de “justicia y reparación”. “Alivio” era una palabra repetida por estos familiares durante esta jornada soleada y calurosa que ha inaugurado julio.

Los arqueólogos comienzan ya los trabajos en el patio del cementerio viejo de Jimena, en la parte donde se conoce que se encuentran cinco cuerpos de personas fusiladas durante la posguerra. Casi 40 ciudadanos represaliados, según los testimonios orales, fueron enterrados en esta zona.

Pascual Collado, que fue alcalde de Jimena de la Frontera, explica que tiene enterrado en estas fosas comunes a su abuelo Pascual Collado Jiménez, fusilado el 6 de octubre del 36, y a un hermano de este, Luis Collado Jiménez, asesinado el 13 de febrero del 37. “Mi abuela y mis tíos me trasladaron el reto de hacer todo lo posible para recuperar los restos de mi abuelo”, comenta el exalcalde, que asegura que sus familiares lo intentaron en una época en la que la administración no quería colaborar.

“Ojalá a esas cinco personas que están enterradas ahí se les puedan dar nombres y apellidos”, desea. “Llevamos esperando más de 80 años, esto es necesario para recuperar la dignidad de las personas”, expresa Pascual Collado, que cree que “si existiera una mayor formación e información sobre Memoria Histórica mucha gente más apoyaría esta causa”.

Hablamos con familiares de algunas de las víctimas de la represión franquista que se encuentran enterradas en fosas en el cementerio de Jimena. Uno de estos familiares es Pascual Collado, exalcalde del municipio, que expresa lo que significa el día de hoy en el que se han iniciado las exhumaciones.

Publicada por El Castillo de Jimena en Miércoles, 1 de julio de 2020

Enrique Rojas, el primero de los familiares que han golpeado la tierra sobre la que comenzarán los trabajos, mantiene la esperanza de que esos cinco cuerpos que se han localizado sean los de sus tíos abuelos. “Desaparecieron de la noche a la mañana”, comenta con su bandera republicana al hombro. Relata durísimos sucesos de la represión franquista que su gente sufrió en sus propias carnes. “A una tía abuela la mataron cuando faltaba poco para parir; uno de los que estuvieron presentes, que creo que sería de los que le dieron al dedito, comentaba después cómo saltaba la barriga cuando le pegaban los tiros y cosas así”.

Aunque hay heridas que no se cierran reconoce también que hoy siente “alivio”. “Necesitamos saber dónde están, yo voy a seguir peleando por encontrar a mi familia mientras esté vivo”, expresa emocionado.

Enrique Rojas da testimonio de lo ocurrido con sus familiares fusilados por el franquismo en Jimena. Hoy ha participado emocionado en el acto de inicio de la exhumación los cuerpos de las fosas del cementerio.

Publicada por El Castillo de Jimena en Miércoles, 1 de julio de 2020
Un complejo trabajo de exhumación y reconocimiento

Hace un año, en unos sondeos promovidos por el servicio de Memoria Histórica y Democrática de Diputación de Cádiz, que costea la exhumación, se localizaron los restos de cinco víctimas. El arqueólogo Jesús Román ha explicado el complejo trabajo que se llevará a cabo para recuperar e identificar los cuerpos.

La superficie del patio se delimitará mediante cuadrículas al objeto de intervenir por sectores. La actividad en el antiguo cementerio de Jimena se prolongó hasta los años 60 del siglo pasado, por lo que se asume que en las primeras cotas se hallarán enterramientos normalizados. Conforme se ahonde en la tierra se confirmará si las fosas con represaliados se localizan en los límites del patio o han sido alteradas por cuarteladas de nichos.

Jesús Román ha explicado que la mayor parte de las víctimas fueron ejecutadas al amparo del bando de guerra, si bien “en Jimena se siguió matando hasta 1949 en aplicación de la denominada Ley de Fugas”. La cifra de represaliados oscila entre 35 y 40 personas.

Diputación ha asumido la financiación de las diferentes fases emprendidas en Jimena: el barrido inicial mediante el geo-radar de la Universidad de Cádiz y los sondeos del año pasado y la actual fase de exhumación. Intervenciones resueltas en coordinación con el Ayuntamiento de Jimena y el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar. La Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar ha confirmado su apoyo económico en próximas fases.

Tras la recuperación de las osamentas comenzará el estudio antropológico de los restos que permitirá determinar sexo, edades, patologías, lesiones peri-mortem y orificios de bala. Y, junto a esa indagación científica, se iniciarán los pasos preliminares hacia la identificación genética.

Para ello, de cada persona recuperada se extrae una muestra ósea con la que se podrá determinar su ADN. Por parte del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar ya se recogieron muestras de saliva de los familiares para que en el laboratorio se puedan obtener células epiteliales. Ambas referencias se cotejarán para verificar si hay concordancia genética que asegure, con garantía científica, si existe vínculo familiar.

El proceso de identificación genética, según ha advertido Jesús Román, es lento, considerando además que varios municipios andaluces esperan los resultados de unas investigaciones que se llevan a cabo en la Universidad de Granada.

Es una labor compleja y en muchos casos no comporta resultados positivos, si bien en Jimena de la Frontera sí se alcanzaron historias de éxito en 2012, cuando se estableció la concordancia entre los restos de 13 personas, exhumadas desde las fosas del Cortijo del Marrufo, y familias del municipio. En total se recuperaron los huesos de 28 personas que hoy reposan en el cementerio del valle de La Sauceda.

El alcalde de Jimena, Francisco Gómez; el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Juan Lozano; el responsable del área de Desarrollo Social en la Diputación Provincial de Cádiz, Daniel Moreno López; la parlamentaria andaluza, Inmaculada Nieto; y el sindicalista de CCOO, Manuel Triano, han acompañado hoy a familiares y a los miembros Foro de la Memoria.

Exhumación de cuerpos de represaliados del franquismo en Jimena.

Publicada por El Castillo de Jimena en Miércoles, 1 de julio de 2020