El PSOE alerta de que la aprobación de la prescripción de facturas perjudica a negocios locales

308
arcgisa



El Ayuntamiento de San Martín del Tesorillo ha convocado una Comisión Especial de Cuentas extraordinaria con un único punto en su orden del día que consistía en la aprobación de la prescripción de facturas de los años 2000 a 2006 por valor de 136.000 euros y que, según denuncia el PSOE local, “va impedir que muchos negocios locales puedan cobrar las deudas que el Consistorio mantenía con ellos desde hace años”.

Esas facturas han prescrito por el tiempo que hace que se prestaron los servicios y la falta de reclamación por escrito pero, según el portavoz del Grupo Socialista, Jesús Solís, que ha votado en contra, asegura que es un “ataque gravísimos a las pequeñas empresas locales en un momento tan delicado”. El punto ha salido adelante con los votos favorables de IU y la abstención de la portavoz del PP.

El portavoz socialista insiste en que “muy posiblemente ninguno de ellos sabía que debían reclamar su deuda por escrito y una vez al año para que su deuda no se declarara prescrita”. “Se da el caso de que la mayoría de los propietarios de estos pequeños negocios han ido decenas de veces al propio Consistorio para reclamar verbalmente su deuda, pero esa reclamación verbal no es tenida ahora en cuenta a la hora de romper la prescripción de sus deudas”, asegura

El PSOE de San Martín del Tesorillo ha solicitado que se retirase este expediente y que el Ayuntamiento pagara, al menos, las deudas que se refieren a negocios locales. “Por supuesto hay que sanear las cuentas del Ayuntamiento, pero que en ningún caso a costa de los propios empresarios tesorilleros que, cuando ha hecho falta, no han dudado en proveer al Ayuntamiento de lo que en cada momento ha necesitado sin saber cuándo iban a cobrar”, se queja.

Por último, el Grupo Socialista ha dejado claro que aunque esos gastos son de Equipos de Gobiernos y legislaturas anteriores con los que en muchos casos no han estado de acuerdo en su gestión y política de gastos, no se puede trasladar las diferencias políticas a la ciudadanía cuando es ésta la que puede verse perjudicada.