El sanroqueño Dani Muñoz publica su disco de la ‘Pankdemia’

83
El sanroqueño Dani Muñoz. Foto: Inés Poveda.
arcgisa



Cada cual ha aprovechado, o no, el tiempo de confinamiento a su manera. Hay quienes casi se han pasado Netflix, otros han (tele)trabajado igual o más que antes, y también los hay quienes han creado. El sanroqueño Dani Muñoz ha compuesto un disco de principio a fin, de Madrid al Cielo, así se titulan la primera y la última de las doce canciones que forman Pankdemia, un trabajo que está disponible íntegro en Youtube y que tal vez sea el primer disco hijo del coronavirus.

Dani Muñoz es un cantautor nació que en San Roque pero lleva media vida afincado en Madrid. Comenzó en 2009 actuando en espacios alternativos de la capital como Café Libertad 8 con el proyecto Los Tres en Raya y publicó su primer disco en solitario en 2013, El Pank de mis Hijos. Siendo gerente de salas de conciertos lanzó Música de Fondo.

Pankdemia es muy diferente a todo lo que ha hecho antes y es muy posible que a todo lo que vaya a hacer después. “Un disco creado desde cero y grabado en mi casa de San Roque en plena cuarentena y a propósito de la nueva situación que a todos nos ocupa y como respuesta a un nuevo orden mundial y mental”, declara.

Este cantautor sanroqueño iba a sacar otro disco, actualmente en stand-by, pero el COVID-19 y sus circunstancias le cambió el compás. “Empecé a enrollarme, un tema me llevó a otro, como cuando uno tira de una tapadera y empiezan a salir cosas”, ilustra Dani Muñoz. El resultado, cuanto menos, es interesante. Un trabajo hecho en un estado excepcional de encierro, alerta e incertidumbre y que impregna cada tema y marca el sonido forzosamente personalísimo, hecho consigo mismo.

Otro colega, Daniel Hare, lo masterizó desde Madrid y Carmen Cuervo, novia de Dani Muñoz, puso una portada nada casual. “Este trabajo es un asomarte en el balcón, verlo todo desde casa”, puntualiza el sanroqueño sobre los doce temas. Declara también que el hecho de no contar con músicos para crear el disco hace a este “hiperpersonal”, sin influencias estéticas de una banda o de acompañantes, apenas en paños menores de una guitarra acústica, otra eléctrica y un teclado midi, y alguna colaboración puntual como la del piano de Jairo Martín; sin solos de guitarras y salpicado en un par de temas con la voz de Pepe Mújica.  

Dani Muñoz espera que la próxima semana el disco, que no tiene intención de pasar ser físico, pueda estar en Spotify como testimonio del pandémico tiempo que nos ha tocado vivir.