El respirador diseñado por ingenieros andaluces podría empezar a fabricarse en una semana

225
Un momento de la presentación celebrada esta mañana.
arcgisa



El Gobierno de España y otros ya han mostrado interés por ‘Andalucía Respira’, el respirador diseñado por médicos e ingenieros andaluces para ser utilizado por pacientes con Covid-19. La fabricación de este dispositivo, desarrollado en un tiempo récord, podría comenzar en el plazo de siete a diez días, una vez que se realice con éxito un segundo ensayo clínico en un paciente real y que supere las últimas pruebas de carácter técnico, dado que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios ha requerido la realización de dos ensayos antes de autorizar su fabricación. 

Por su parte, ya se han recibido varias propuestas para su elaboración por parte de empresas radicadas en Cádiz, Jaén, Málaga y Sevilla, que podrían lanzar una media semanal de 50 respiradores cada una. 

Algunos de los responsables del dispositivo lo han presentado en una comparecencia virtual, a la que han asistido Ignacio Díaz de Tuesta, cirujano cardiovascular del centro y autor de la idea original del respirador, que él mismo plasmó en su tesis doctoral; y Víctor Muñoz, catedrático de Robótica Médica de la Universidad de Málaga (UMA) y responsable de todo el sistema de montaje y diseño del circuito. También han estado presentes el secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Consejería de Salud y Familias, Isaac Túnez, y el gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Miguel Ángel Guzmán. 

El respirador ya ha demostrado en el primer ensayo, llevado a cabo en un paciente del Hospital de Antequera (Málaga), su correcto funcionamiento en lo que respecta a ventilación y oxigenación, así como en variable secundaria por daño asociado a la propia ventilación mecánica. La segunda prueba en pacientes se efectuará tan pronto se encuentre uno que cumpla con los requisitos necesarios, han asegurado los responsables sanitarios asistentes a la presentación, que han recalcado que el equipo ya ha logrado validar todos los aspectos analizados por entidades certificadoras acreditadas. 

El prototipo se plantea como una alternativa cuando no exista disponibilidad de respiradores habituales, ha asegurado el secretario general de Investigación de la Junta, que ha incidido en la alta fiabilidad del proyecto y en la ventaja que supone que su montaje se realice a partir de piezas estándar, habituales en el mercado y de fácil disponibilidad, lo que podrá asegurar los suministros para contar con, al menos, 300 unidades.