Vespa Club Tesorillo, una historia de pasión por la clásica moto italiana

0
431
Foto: Vespa Club Tesorillo

Luis Miguel es un tesorillero que un día decidió comprarse una Vespa, esas motos que no se veían por el municipio, que solo las llevaban “la gente antigua”. Un grupo de amigos que se enamoran de ellas y se hacen con unas cuantas.

Primero una, luego dos, tres, cuatro, personas que comienzan a reunirse allá por el año 2012 para mimar sus Vespas y pasear con ellas. Ya en 2017, este grupo de apasionados de este vehículo histórico italiano decide crear una asociación a la que se suman más y más miembros.

Así nace Vespa Club Tesorillo, un grupo que a día de hoy cuenta con la participación de más de 25 personas. Estos amigos realizan rutas y concentraciones por el Campo de Gibraltar, pero no se conforman con quedarse cerca de casa. También viajan por toda Andalucía, Asturias e incluso Marruecos para conocer a otros nostálgicos. No obstante, no se olvidan de su municipio, y por ello desfilan entre las carrozas de la Feria, entre otras actividades.

José Ignacio, quien ha hablado con nosotros, reconoce que ahora el objetivo del Vespa Club va más allá: “Ahora queremos a través de las actividades que organizamos, dar a conocer al Campo de Gibraltar, resaltar su atractivo turístico y enseñarle el entorno a otra gente”.

La II Ruta Nocturna cumplió con parte de ese propósito el pasado 27 de julio. En ella participaron unos 12 moteros del propio grupo y otros 7 del club de Vespasianus Estepona, al que les une una amistad de casi tres años. La I Ruta la hicieron en 2017, aunque en 2018 no pudieron llevarla a cabo porque había demasiadas motos averiadas.

El camino recorrió Tesorillo, Estepona, Jubrique, Gaucín y Manilva e incluyó un aperitivo y una cena. En total, 135 kilómetros.

Vespa Club no solo organiza quedadas oficiales, sino que también disfrutan casi todos los fines de semana de salidas entre amigos por los pueblos cercanos, como Castellar o Jimena.

“¿Quién se viene hoy de ruta?, preguntamos por el grupo, y quien quiere pues se apunta”, nos comenta José Ignacio.

En cuanto a la forma más fácil de adquirir una Vespa, José Ignacio nos cuenta que en los últimos cuatro o cinco años, estas motos se han puesto de moda, lo que ha hecho que hayan subido los precios, por lo que antes eran más asequibles. “La forma más fácil de conseguir una de segunda mano es a través de Internet, en Wallapop o Milanuncios, o mediante el boca a boca en redes sociales y Whatsapp. Las casas oficiales también venden las motocicletas pero son modernas, no antiguas”, expresa el miembro del club.

La intención de la asociación es celebrar la I Concentración el próximo año 2020, en la que quieren que las inscripciones sean abiertas a todo aquel que quiera participar.

Los miembros de Vespa Club comparten más que su afición, son amantes de los buenos ratos, las comidas entre amigos y los viajes que llevan a conocer nuevos lugares y sobre todo, nuevas personas a la que contagiar su amor por estas motos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here